Proclamación de Joao IV como rey de Portugal en 1640
Proclamación de Joao IV como rey de Portugal en 1640 / Cedida

Los portugueses asaltan Valverde en 1641 (III parte)

  • De como los nuestros se retiraron de Valverde e las causas que para eso hubo.

Por la gran resistencia de las gentes de Valverde desistieron nuestros soldados del combate y sólo peleaban los oficiales y los hombres de vergüenza, haciendo hechos dignos de inmortal memoria, cuando sin saberse de dónde pasaron orden en la villa de que se retirasen, la cual aún siendo una voz vacía fue poderosa para ser obedecida por ser precepto militar; y puesto que dan autoridad a esta retirada, lo cierto es que lo hacen apasionada o calumniosamente. Con tal prisa desampararon los soldados la villa que no fue posible gozar completamente de la victoria, ya que por este camino dejaron muchos famosos Capitanes. Viendo el General el desorden con el que los nuestros se retiraban y que nada era bastante para hacer su obligación procuró formar un escuadrón para recogerlos allí, temiendo que el enemigo hiciese alguna salida con que nos descompusiese, pero la bisoñería no se gobierna con discurso. Se comenzó a formar el escuadrón junto a la villa, lo mejor que fue posible, siendo entonces mayor el peligro, porque viendo el enemigo a la gente junta le tiraba a bulto sin perder bala, y entre los que hirió fue el Capitán Francisco Coello de Sande, que después murió en Olivenza por un exceso. También fue aquí herido el ajudante Jacinto de Sampaio y otros oficiales; y a no ser tal el desorden de nuestra gente bisoña, se conseguirá una gallarda facción, porque otra ni más bien acometida ni peleada había sucedido a los portugueses; y creyendo en ella los dos coroneles ingleses Christovão Postley y David Calé, que también salió herido (…)

Pelearon las mujeres castellanas tanto como los hombres, lo que costó la vida a muchas dentro de las casas. De los nuestros, entre oficiales y soldados, murieron treinta y quedaron otros tantos heridos, y costó esta pérdida cerca de 400 de los enemigos, lo que ellos procuraron encubrir diciendo que los demás fueron portugueses; pero por algunos prisioneros que después huyeron y por otros castellanos se supo la verdad. Murieron también tres Capitanes de infantería suyos, y uno de ellos con el Alférez defendiendo valerosamente su bandera y cuerpo de guardia en que la tenía, del cual se trajo prisionero al sargento. Se saqueó gran parte de la villa, y dinero de ella, y despojos importantes, haciendo los soldados pedazos lo que no pudieron cargar. La gente de Olivenza, después de que se comenzó el asalto dio vuelta a la villa y sus alrededores y robó mucha cantidad de ganado mayor y menor, yeguas, machos y mulas, que por atajos y veredas se pusieron a salvo. Se ganaron tres banderas: una de ellas fue la que el General metió arrastrando en la entrada que hizo en Elvas, y otra la tomó un soldado del tercio de Ayres de Saldanha que no quiso dejar, diciendo que sólo hecha pedazos la entregaría. Otra la ganó un Alférez del mismo tercio y retirándose con ella envolviéndose su cuerpo fue muerto de un balazo y desnudándolo los castellanos le encontraron la bandera y publicaron que era nuestra, siendo que en esta jornada y en todas las que el General hizo durante su gobierno nunca llevó banderas. Se tomaron prisioneros algunos clérigos y mujeres que luego mandó ir, trayéndose cincuenta y cinco castellanos, que apenas se pudieron librar de la furia de algunos soldados nuestros, que con los rendidos se mostraron crueles, efecto vinculado a la cobardía con que se ejecuta la venganza, la sangre fría que no consiguió el valor en el ardor de la pelea, y si ellos procedieron en ella como valientes, había acabado de darse a Valverde el castigo que el General no pudo concluir, haciendo por su parte todo lo que humanamente pudo; y después de recoger a la gente al escuadrón y de proveer la retaguardia de caballería marchó el ejército para Olivenza con tantas heridas que no se podía caminar un paso, donde después de llegar mandó curar a los heridos y enterrar a los muertos, repartir el ganado que se encontró, y el miércoles 30 de octubre queriendo el General partir para Elvas llegó a Olivenza la primera compañía de infantería holandesa que fue a servir a las fronteras; la cual estando alojada con otras en Estremoz les mandó orden para que se encontrasen con él ese día, y sólo esa la obedeció y el General la dejó de guarnición en aquella plaza, y pasados dos días se volvió a Elvas por no quererla admitir los de Olivenza. La marcha de la gente fue siempre en orden de batalla porque se entendió que el enemigo querría vengarse; pero él se contentó con dar auxilio a Valverde y llorar la pérdida que tuvo.

Al entrar en la ciudad aguardaba al General el Maestre de Campo D. Miguel d'Azevedo que la dejó gobernando y entregándole las llaves de ella, dio salvas la artillería y después la infantería que estaba en hileras por las calles hasta la Catedral, donde el General se fue a apear con los Maestres de Campo y oficiales que se encontraron ese día y fueron recibidos por el Obispo y el Cabildo con Te Deum laudamus, dando gracias a Dios por la victoria, y uno de los días siguientes se hizo un oficio solemne y muchas misas por las almas de los que en ellas acabaron en defensa de su patria, con sermón donde se rezaron sus exequias.

Capítulo III

En que se responde a algunas calumnias, que se hablaron de este día de Valverde

Habiendo sido este ejército de tanto crédito para las armas de este Reino, no faltaron muchos que con envidia, odio o malicia lo calumniaron, desluciendo tan honrado hecho y queriendo desde sus casas enjuiciar cosas de guerra que no entienden, y donde suceden accidentes y casos imprevistos.

Primeramente dice que si no llevó artillería y que ésta fue la causa de no ganar Valverde; y aún siendo respondida esta objeción con lo referido en los capítulos precedentes, se ofrece a decir más: que si quien lo puso no es soldado, no hay por qué darle satisfacción porque no la merece. Y si ha militado en algún ejército sabrá lo que es marchar con artillería, no habiendo mulas o caballos que tiren de ella, y cuando las haya ¿de qué efecto pueden ser no habiendo carros ni tirantes a propósito? Y aunque los haya habido, ¿cuánto tiempo era necesario para pasar los pasos de las riberas que había en el camino? Como se probó en el plazo que hubo infantería y caballería, y cuando todo esto se había vencido y se había llegado al amanecer (como se cuidó) ¿qué efecto iban a tener dos cañones de cuatro o cinco libras?, cuando sin ellas se entró en Valverde con tanto valor, y teniendo que combatir era necesaria diferente artillería y hacer explanadas para poder trabajar. Lo que no tenía que ser con tanta facilidad, como requería una empresa que se consigue con inteligencia o estratagemas, poniendo una bomba o haciendo una escalada, que todo consta en un accidente, y no del lento marchar de la artillería por las tierras del enemigo.

Preguntan también la causa que hubo para no dar fuego al lugar, habiendo ganado la mayor parte de él. Es un inconveniente de muy poco fundamento, porque cuando se asaltó la mayor parte de las mujeres, niños y gente inútil se metió en la iglesia y exponiendo los clérigos en ella el Santísimo Sacramento, fueron tales las voces y clamores pidiendo a Dios misericordia que rompían los aires, se pudieron confundir los soldados más bárbaros con un acto tan piadoso, cuanto más siendo católicos.

HOY

HOYValverde de Leganés

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • - Ayuntamiento de Valverde de Leganés
    • - Casa de la Cultura
    • - Consultorio Médico
    • - Anunciantes
    • Centros educativos de Valverde:
    • - Colegio Cristo Crucificado
    • - Colegio Público César Hurtado Delicado
    • - IES "Campos de San Roque"