El Parque de Las Piletas

Daños en las instalaciones afean este bonito parque

El Arroyo Bonal a su paso por Las Piletas
Medio Ambiente

José María Franco es el responsable del cuidado y mantenimiento de los espacios verdes municipales. A diario recorre parques y jardines con los trabajadores del Centro Especial de Empleo para arreglar desperfectos, regar, sembrar, etc., Fruto de este trabajo es la mejora que nuestra localidad ha experimentado en los últimos años en este aspecto. Conversamos con José María para que nos informe sobre unos de nuestros parques: el Parque de las Piletas.

Con alrededor de 7.200 m2, este parque se comenzó a construir en abril de 2007, es uno de los más extensos de nuestra localidad. Con una forma que lo caracteriza, se ubica a lo largo de ambos lados del arroyo Bonal con un trazado longitudinal. Está diferenciando claramente por dos zonas recorridas por un sendero de hormigón impreso. 

La primera de ellas es la más habilitada al recreo, con zonas anchas de estancias en las que se encuentran elementos de mobiliario urbano como son bancos, mesas de picnic, etc., a su vez también contiene una zona reservada para los juegos infantiles con sus toboganes,  columpios, castillos, etc. y una última que en la que hay aparatos para la gimnasia de mantenimiento para los más mayores. En referencia a lo vegetal, existe una gran variedad de especies. Del estrato arbóreo destacan el Ligustrum japónico (aligustre), Pinus pinea (pino piñonero), Populus bolleana (chopo), Quercus ilex (encina) y Platanus hispanica (plátano sombra). En cuanto al estrato arbustivo sobresalen el Laurus nobilis (laurel), el Viburnum hirus (durillo), Piracanta (piracanta), el Rosmarinus officinalis (romero) y el Lavandula stoechas (lavanda). En esta zona se ha construido un elemento singular, un pilar de ladrillo visto que, aunque no tiene parecido al que existiera junto a La Cascada trasladado luego un poco más abajo, si sirve como adorno y para traer a la memoria los anteriormente mencionados.

En cuanto a la segunda zona, consiste en un recorrido lineal a ambos lado del arroyo, en cuyos márgenes aparece una plantación de Nerium oleander (adelfas) y Frondosas. En los últimos años, los alumnos del Colegio Público César Hurtado Delicado, han plantado, dentro del Programa de Reforestación del Entorno Escolar de la Junta de Extremadura, encinas y alcornoques. Esta zona, termina con un puente de madera que posibilita cruzar el arroyo de un lado al otro comunicando con el barrio de Las Malvinas

El proyecto inicial del parque carecía de iluminación, motivo por el cual, el Ayuntamiento local, en el último año ha acometido la instalación de dos torretas de luz para poder alumbrar lo máximo posible. Las labores fundamentales que se realizan en el parque son la limpieza y mantenimiento del mobiliario urbano y de las zonas de terrizo. En cuanto a las plantas, se realiza la poda, el riego y la limpieza de las malas hierbas. Debido al mal uso del parque, y aunque está diseñado para un bajo mantenimiento, los operarios del Ayuntamiento se ven obligados a realizar una labor constante de reposición de especies vegetales y elementos del mobiliario ya que en muchas ocasiones, el parque presenta un aspecto inapropiado. A diferencia de otras zonas verdes de la localidad y debido a una confluencia de factores, pese a los esfuerzos del Ayuntamiento, esta zona sufre importantes deterioros, daños en el mobiliario, arranque de vegetales, pinturas, robo de elementos infantiles, etc. De no ser por este motivo, sería uno de los parques con mayor juego de la localidad debido a su gran extensión, accesible para todos y en el que se podrían realizar multitud de actividades.

Muy próximos a este parque se encuentran dos antiguos molinos de agua que día a día se van deteriorando y que de no ponerse remedio a corto plazo, sufrirían daños difíciles de recuperar, por lo que sería conveniente que la restauración de estas centenarias construcciones y su incorporación al entorno, no se demorara excesivamente.