Los valverdeños celebran Nochevieja con los mejores deseos para 2012

Grupo de valverdeños que recibieron el nuevo año con las campanadas de la Iglesia. JESÚS GONZÁLEZ
Actualidad

La Nochevieja de 2011 transcurrió con ausencias de incidentes dignos de destacar y con la lógica diversión y alegría que origina el paso de un año a otro.

Durante el día se fueron organizando las cenas de despedida del año, bullicio en las tiendas y supermercados, olvidos de última hora, etc., por la tarde las últimas compras y solución de imprevistos y en las horas previas a las doce campanadas las calles y plazas valverdeñas aparecían desiertas a esperas de que en las numerosas reuniones familiares y de amigos se comieran las doce uvas y se brindara con los mejores deseos para el año que acababa de comenzar. Como en años anteriores un buen grupo de personas se congregaron en la Plaza de Luis Chamizo para comerse las uvas al ritmo de las campanadas del reloj de la Iglesia. 

Terminados los abrazos y besos de felicitación por conocer un nuevo año y tras las avalanchas de mensajes telefónicos, comienzan a poblarse los locales de ocio y diversión; bares, pubs y discotecas van recibiendo a sus clientes habituales y música y baile durante toda la noche hasta bien entrado el primer día de 2012. Luego, la hora del desayuno, migas, tostadas, churros...y a la cama. La realidad esperará un par de días más.