La murga "Se va a cagar la perra" nunca pierde la ilusión

Componentes de "Se va a cagar la perra"
CARNAVAL

Es el turno de la última murga. La famosa, "Se va a cagar la perra" que, para los vecinos que no lo sepan, es una típica expresión extremeña y que quiere decir algo parecido a "te vas a enterar", según nos informa su componente Francis, afirmando que incluso la cantante extremeña Soraya, llevó a Eurovisión una camiseta regalada por sus fans con dicha expresión. Este grupo de chicos, en el que el buen ambiente predomina, existe desde hace ya 8 años, es decir, es una de las murgas veteranas de la localidad y que año tras años, vuelve a salir al escenario para dar lo mejor.

Este año cuentan con 12 componentes: Mauro, Jose Antonio, Antonio, Fermín, Carlos, Castro, Jose Pajita, Antonio Pajita, Iván, Canuto, Poli y Francis. Todos ellos intentarán realizarlo lo mejor posible y así poder alcanzar una buena posición, como la que consiguieron hace varios años, segundos empatados con "Los Paparazzis", aunque como nos ha dicho Francis, piensan que ese año no se merecían acabar tan alto en la clasificación, paradojas de este carnaval.

Estos chicos tienen un particular método para preparar las canciones que cantarán, no siguen un sistema en concreto, si no que en ellos, la inspiración para las canciones llega en cualquier momento. Suelen quedar por las noches para desplazarse al local de Francis, Los Canchales, allí, sentados alrededor de los barriles, los 12 comienzan a hablar, incluso a soltar tonterías, grabando las conversaciones para tenerlas preparadas. Para ensayar las canciones, se desplazan a varios campos, o bien a la Aduana o al campo de su componente José Antonio en el paraje de la "Higuera Cachera". En cuanto al traje, todos los años suelen comprarlos y modificarlos a su gusto, dándoles el toque personal, pero este año han decidido que los haga una modista, Marga, con la que están muy contentos con su trabajo.

Nos comenta Francis, que sobre el Carnaval Valverdeño, no hay mucho que decir, que todos saben lo que hay y que al final solo aguantan las murgas que actúan solo por el hecho de pasárselo bien y disfrutar del Carnaval. Dicen que hoy en día es un orgullo estar en su murga, no somos los niños bonitos, sino porque ellos suelen decir lo que piensan y que nadie puede decir, este hecho los hace únicos y se sienten muy apreciados por el resto de murgas. Creen que si se vieran afectados por lo que algunos vecinos piensan sobre ellos, este no sería su octavo año participando en este gran evento como es el Carnaval Valverdeño.

Para terminar les gustaría dar las gracias a Manola y Antonio, por cederles el local del campo para poder ensayar. A Candela y su marido, por dejarles su casa para lo mismo y no olvidan a Paco Marín y Paco González, por todo el trabajo que han realizado estos años con los decorados. Saludan desde estas líneas a todas las murgas y que esperan que se vean en los bares.