100 Sociedades de Cazadores se reunen en Valverde para tratar los problemas de la caza menor

Los cazadores llenaron la Casa de la Cultura
ACTUALIDAD

Tras la primera toma de contacto que se tuvo en la reunión de Casar de Cáceres donde se trataron los principales problemas en la caza menor, se celebró en la Casa de la Cultura de Valverde de Leganés otra reunión a la que estaban invitadas todas las sociedades de caza de la provincia de Badajoz.

A la cita acudieron un gran número de cazadores de diferentes localidades, incluyendo la nuestra. La mesa estuvo representada por José García - Moreno, presidente de la sociedad de caza valverdeña, Pedro Arias, presidente de la Fundación Dolores Bas, el veterinario Julio Comerón, los presidentes de las sociedades de caza de Olivenza y de La Albuera, Miguel Ángel Vallecillo y José María Tamudo, el presidente de la Federación Extremeña de Caza, José María Gallardo, Manuel Torres, el representante de las sociedades cacereñas Manuel y Ricardo Flores.

Todos trataron la grave situación de la caza menor en Extremadura, por lo que se ha creado el movimiento por la recuperación del conejo, la liebre y la perdiz y así luchar todos los cazadores juntos, guiados por la Federación Extremeña de Caza.

Pedro Arias, en su intervención expuso las ideas principales de su proyecto en el que explica varías vías para intentar la recuperación de la caza en beneficio de los cazadores y sus próximas generaciones. Todo el consumo que generaba esta actividad está desapareciendo por lo que se pide a la Dirección General de Medio Ambiente soluciones, como la creación de un centro piloto donde se pueda estudiar las formas de recuperación.

Miguel Ángel Vallecillo comentó que hay que pedir ciertas medidas a la Consejería como por ejemplo el aprovechamiento de las facultades extremeñas de veterinaria y agrónoma para el estudio de la vacuna para combatir la enfermedad de los animales y por las buenas prácticas agrícolas que favorezcan a la caza. Comenta que ya se creado una batería de medidas para llevar a cabo, y que expondrán para su cumplimiento.

Muy importante fue la aportación de Julio Comerón hablando sobre la problemática de la cisticercosis, la enfermedad de las liebres y que es una de las principales causas del empeoramiento en la caza. Todo ello conlleva una cadena infecciosa que propaga la enfermedad y que acaba con estos animales. También hay que luchar contra el jabalí como depredador y sobre las prácticas agrícolas, sobre todo con el agua ya que el nivel de ella se ha visto muy reducido.

La intervención más larga fue la del Presidente de la Federación Extremeña de Caza, José María Gallardo, quien recordó que la propia Federación es la principal arma de lucha para conseguir objetivos y que todas las sociedades se tienen que unir a ellos para seguir adelante. Recordó que para ello, es necesario que todas se federen, ya que de las 420 que hay en Extremadura, faltan 200 por federarse. Además de apoyar todas las aportaciones expuestas por los demás ponentes comentó que el camino es muy largo y hay que tomar medidas como por ejemplo el control del jabalí, la vacuna del conejo, el adelanto de la caza, etc. Recuerda que próximamente se comenzarán a recoger firmas para poder hacer más fuerza, necesitándose un total de 30.000.

Algunos otros temas tratados fueron el problema de quads y motos, factores que desfavorecen claramente a la caza; la principal alimaña es el propio cazador, que se tiene que concienciar de hacer buenas prácticas de caza; el programa de pastillas de la Junta; y un largo etcétera.

Tras todas las ponencias y la exposición con el proyector de las medidas encaminadas a la recuperación de la caza menor de la Federación Extremeña fue el turno de ruegos y preguntas con la participación de varios de los presentes en el público, aportando posibles soluciones.