Tercera División

EL RACING VALVERDEÑO SE QUEDA EN TERCERA DIVISIÓN

Varios jugadores, aficionados y el presidente del Racing Valverdeño, celebran la permanencia en el Romano de Mérida/Cedida
Varios jugadores, aficionados y el presidente del Racing Valverdeño, celebran la permanencia en el Romano de Mérida / Cedida

Gracias al ascenso del Mérida tras eliminar al Socuéllamos

FERNANDO NEGRETE y FNS

El descenso del Villanovense de Segunda B a Tercera provocaba el arrastre del cuarto clasificado por la cola en Tercera, que en este caso ha sido el Racing Valverdeño. Pero había una esperanza ya que este descenso solo podía evitarse con el ascenso de alguno de los equipos que disputaban la promoción, el Mérida, el Cacereño, el Coria y el Moralo.

Todas las esperanzas estaban puestas en estos cuatro equipos, en especial, en el Mérida, el campeón del grupo y mejor equipo, al que solo una eliminatoria les separaba de la Segunda División B. Después de dos encuentros de infarto contra el Socuéllamos, campeón de la Tercera de Castilla la Mancha, se ha consumado el ascenso de los romanos certificándose la permanencia para el Racing Valverdeño un año más en Tercera División.

Un grupo de jugadores, aficionados y miembros de la directiva del Racing se desplazó a Mérida en la tarde del domingo para presenciar el encuentro definitivo y apoyar a los romanos. Durante todo el choque, éstos animaron a los emeritenses sin parar, haciendo del jugador número doce para llevar a sus compañeros al ascenso.

Las cosas no se pusieron como desearon ya que el encuentro finalizó igual que el de ida, con empate a cero. Además, la tensión fue en aumento ya que ninguno de los dos equipos rompió la igualada durante la media hora de la prórroga por lo que todo se tuvoque decidir en la fatídica tanda de penaltis. Mucha emoción y tensión en unos lanzamientos en los que pasó de todo, pero finalmente fue el conjunto de Santi Amaro el que logró doblegar a su rival merced al gol de Álex Jiménez en el noveno lanzamiento desde los once metros.

En ese momento estalló la alegría en el Romano de Mérida, que vivió una invasión de campo de los aficionados, jugadores y miembros del cuerpo técnico, entre los que se encontraban los numerosos valverdeños que disfrutaron de su permanencia como si fuesen ellos mismos los del ascenso.

El equipo ha conseguido lo que se ha merecido en el campo, jugando al fútbol, en un año muy difícil en el que a mitad de temporada la mayoría lo daban por descendido, pero éste ha sabido reaccionar y conseguir esta importante hazaña.

Ahora toca disfrutar del logro, descansar y pronto a trabajar de cara a la próxima temporada en la que el Municipal de San Roque volverá a ver equipos de la talla del Cacereño, Villanovense, Coria, Plasencia, Jerez, entre otros.