Historia

La familia «de Santiago», avecindada en Valverde de Leganés, entre los siglos XVIII y XIX

José Sarmiento, autor de la aportación documental/Fernando Negrete Sosa
José Sarmiento, autor de la aportación documental / Fernando Negrete Sosa

Aportación documental sobre la familia, elaborada por José Sarmiento, exprofesor del IES 'Campos de San Roque

FERNANDO NEGRETE y JOSÉ SARMIENTO

En el transcurso de la investigación que estoy llevando a cabo sobre la Junta Suprema de Extremadura (1808-1812), durante la Guerra de la Independencia española, he encontrado varios documentos inéditos, en el Archivo Histórico Provincial de Badajoz, relacionados con una familia, foránea de nuestra región, aunque avecindada en Valverde de Leganés.

En los primeros meses de la Guerra de la Independencia, se constituyeron en España un total de 18 Juntas Provinciales, que fueron organismos fuera de la legalidad vigente que no habían existido anteriormente, ni el derecho español preveía su establecimiento. Las Juntas asumieron la soberanía en nombre del pueblo para conservar la monarquía de Fernando VII, no reconociendo las abdicaciones de Bayona, fruto de la violencia.

Pues bien, cuando se creó la Junta Suprema de Extremadura, el 30 de mayo de 1808, su objetivo prioritario fue la constitución de un ejército para enfrentarse a los franceses. En los primeros momentos de entusiasmo la llegada de voluntarios fue masiva. Muchas personas (tanto de forma individual o a través de algún familiar) solicitaron alistarse en el ejército formándose al unísono distintas unidades militares. Este fue el caso de doña María de la Vera, vecina de Valverde de Leganés y viuda de don Pedro Santiago, quién mediante una instancia dirigida a la Comisión Militar de la Junta Suprema, fechada el 2 de octubre de 1808, suplicó la plaza de cadete en el Regimiento de Infantería de Mallorca, para su hijo Francisco María de Santiago de 15 años de edad, ya que estaba (transcribo literalmente) «deseando sacrificar su vida en la gloriosa carrera de las armas a exemplo como lo hicieron su padre y abuelo». Por este motivo, doña María adjuntó a esta instancia varios documentos que justificaban su petición.

Primero: el nombramiento, por parte del rey Felipe V, (el 1 de julio de 1735), de don Ramón Cleto de Santiago (el abuelo), como primer teniente de la Compañía de Artilleros, bombistas, minadores y obreros, según certificación de don Francisco Chagaceda Barrio, escribano público de la Audiencia de la Provincia de Extremadura.

Obra de José Sarmiento Pérez
Obra de José Sarmiento Pérez / Cedida

Segundo: la partida de bautismo de don Pedro Bernardo de la Portería (el padre). Don Manuel Esteban Díaz, cura de la catedral de Ciudad Rodrigo, certificaba que en el libro de bautismos que comenzaba en el año 1740, en el folio 75, se conservaba la siguiente partida: «En la ciudad de Ciudad Rodrigo, en 24 días del mes de agosto de 1743, yo el licenciado Juan Policarpo Morán, cura de la Santa Iglesia Catedral, en ella bapticé solemnemente a Pedro Bernardo de la Portería, que nació el día 20 de dicho mes y año, hijo legítimo de don Ramón Santiago, natural de Segovia y baptizado en la parroquia de San Román de ella y de su mujer doña Magdalena Clausell (la abuela), baptizada en la parroquia de San Miguel de Barcelona (…) Fue su padrino don Pedro Mayordomo, vecino de esta ciudad y administrador de rentas (…) Siendo testigos don Manuel de Salazar, don José Vidalrriego y Martín Bernofa, sacristán de la catedral».

Tercero: certificado, firmado en Zamora, el 1 de diciembre de 1789, por don Gregorio Montalbo (capitán de caballería y ayudante mayor del Regimiento de Montesa, en ausencia del coronel Marqués de Albudeite, brigadier de los Reales Ejércitos), en el que se relacionaba la hoja de servicios de don Pedro de Santiago (el padre). De su lectura se desprende que fue alférez del Regimiento de Montesa, sirviendo en él, desde el 23 de febrero de 1762, hasta finales de julio de 1787. Se le concedió el retiro en la villa de Valverde de Leganés. Sirvió en el ejército un total de 25 años, 4 meses y 16 días. Durante todo ese tiempo participó: en la Campaña de Portugal, en el sitio y toma de la localidad portuguesa de Almeida, en la expedición de Argel en el año 1775, en el bloqueo de la plaza de Gibraltar durante cuatro meses. También estuvo comisionado, con el alcalde de Corte don Nicolás de Pineda, en la provincia de Andalucía, en varios asuntos de importancia y de gran riesgo durante 10 meses. Por espacio de un año y medio se dedicó a la persecución de contrabandistas y malhechores de Extremadura. Tenía 42 años.

Cuarto: partida de bautismo de Francisco María de Santiago (el hijo). «Yo don Antonio Mendoza y Serrano, presbítero Doctor en Sagrada Teología y cura propio de la iglesia parroquial de San Bartolomé, única en ella, certifico que en uno de los libros donde se asientan las partidas de los que se bautizan, que tubo principio en el año 1788, al folio 111 vuelto, se halla la siguiente partida: En la villa de Valverde de Leganés, en 18 de julio de 1783, yo el Doctor D. Antonio de Mendoza y Serrano, bauticé y puse los santos óleos a Francisco de Paula María del Carmen, que nació el 16 de dicho mes, a las cinco de la tarde, hijo legítimo de D. Pedro Santiago, natural de Ciudad Rodrigo y vecino de esta villa, fue su madrina María de la Rocha de esta vecindad, a quien amonesté la cognación espiritual y demás obligaciones dispuestas por el Santo Concilio de Trento. La cual concuerda con el original. Valverde de Leganés, 25 de mayo de 1796. D. Antonio Mendoza».