La familia Tena más de cien años en nuestra feria

Domingo Tena junto a su esposa Manuela Díaz
GENTE CERCANA

            Son ya muchos años los que Domingo Tena Domínguez nos visita sin falta cada año en las Ferias y Fiestas de nuestro pueblo, Valverde de Leganés. Ya es característica su caseta verde en la calle Virgen de Guadalupe donde pasa semanas junto a su esposa Manuela Díaz Fernández durante día, tarde y noche a la espera de que los valverdeños se acerquen a su negocio. Ha pasado mucho tiempo desde aquella primera vez, y hoy en día, el cariño y aprecio que sienten estos turroneros por el pueblo es mutuo y creciente.

          Hemos hablado con Domingo para que nos cuente datos sobre su vida.

-          Muchos años han pasado desde que os vemos en el mismo sitio sin falta, ¿Desde cuándo estáis viniendo a Valverde?

Mis abuelos ya venía a Valverde a finales del siglo XIX, a ellos le sucedieron mis padres, Braulio y María y yo desde bien chico, con pañales incluso, cuando mi padre me traía con ellos para realizar lo mismo que hoy hago. Al principio yo solo, y después con mi mujer, desde que nos casamos. Por lo que mi familia viene a la feria de Valverde, más de cien años.

-          Hoy en día, hay muchos medios de transportes para acudir pero, ¿qué medios utilizabais hace 60 y 70 años?

Pues al principio no había muchos medios que se diga y por ello siempre utilizábamos los carros. Salíamos desde nuestra casa, en Castuera, y visitábamos varías ferias como la de Valverde, Higueras de Vargas, Santa Marta, etc. Después alquilábamos coches y camiones hasta que tuvimos nuestros propios medios.

-          Estamos viviendo una época bastante mala con la crisis, ¿la estáis notando?

Sin duda alguna, se está notando mucho, bastante. Los puestos los cobran muy caros y la verdad, es que no hacemos suficiente para ello. Como suelo decir, "de diez partes, media".

-          ¿Qué ferias seguís haciendo hoy en día?

Pues son muchos años visitando diferentes ferias, algunas son nuevas, otras se dejan de visitar. Ahora mismo solemos ir a Almendralejo, Zafra, Villafranca, la Feria de San Juan de Badajoz, Santa Marta, La Parra, La Torre de Miguel Sesmero, Almendral, Alconchel, y aquí en Valverde. Alguna se me escapará.

-          Como todos bien sabemos, esta es una profesión muy sacrificada. ¿Qué futuro piensas que tiene la profesión?

Esta es una profesión en la que se pasa mucha fatiga y en la que se lleva una vida muy arrastrada. Mi hijo Pedro, seguirá con la profesión y mientras yo pueda, le ayudaré a todo para que pueda seguir adelante. Sin duda, esta es una profesión, que con calma puede seguir muchos años.

-          Sabemos que visitan muchos pueblos y que cada uno es diferente. ¿Cuál ha sido el trato que habéis recibido de los valverdeños?

En cualquier sitio que hemos estado o visitado, hemos recibido muy buen trato, tanto en Valverde como en cualquier otra localidad. Los vecinos de cada pueblo se portan muy bien con nosotros pero también porque nosotros hacemos lo propio con ellos. Son muchos años viendo siempre las mismas caras en cada lugar por lo que el cariño y aprecio, es algo inevitable.

-          Para terminar, alguna cosa que nos quiera contar Domingo:

¿Pues que más deciros que no sepáis? Que me quedo con todos los amigos y amigas que se hacen en los diferentes pueblos, son amistades que nunca se olvidan. Señalar que hemos pasado mucha fatiga a lo largo de todos estos años pero que ha merecido la pena, a pesar de los muchos trozos de turrón que me quitaban los niños por aquellos años de más necesidad que ahora.