Juan Luis, un futuro torero

Juan Luis Moreno en un tentadero
GENTE CERCANA

Desde bien pequeño, nació la afición de los toros en el joven valverdeño Juan Luis Moreno Borrego, que a día de hoy, vive con pasión este mundo esperando llegar lejos. Nacido en Valverde de Leganés el 22 de noviembre de 1.994, Juan Luis, nos cuenta cómo surgió en él la afición y como la vive día a día.

Su abuelo materno, el mulillero Alfonso Borrego, llevó a su nieto por primera vez a la plaza de toros valverdeña en el año 1.997, cuando Juan Luis solo tenía tres años. En ese día, el extremeño Antonio Ferrera toreaba para todos los asistentes que llenaban aquella plaza portátil en los Campos de San Roque. Desde aquel día, nuestro protagonista comenzó a interesarse por el mundo de los toros, recibiendo como regalo una muleta con la que realizaba pases en su casa por mera diversión. A sus padres, esta afición no les llamaba mucho la atención y no compartían el gusto de su hijo pero con el paso del tiempo entendieron que era lo que le gustaba y así decidieron ayudarle para orientar su afición.

El 17 de septiembre de 2.010, ingresaba en la Escuela Taurina de Badajoz para iniciarse en el arte del toreo. Aunque ahora mismo se encuentra de vacaciones, normalmente se desplaza a la capital cinco días a la semana descansando martes y jueves. Dos horas al días de clases que según la época del año las tiene por las tardes, en invierno, y por las mañana, en verano y en las que sus maestros Antonio Jiménez "Antoñete" y  Luis Reina, le preparan en el aspecto físico y en la práctica torera.

Juan Luis está ilusionado con poder debutar ante el público en una novillada. Ya ha intervenido en varios tentaderos, en un festival público en Cabeço de Vide en Portugal, en Zafra y Táliga. Espera que algún apoderado pueda valorar su valía y no duda de que más pronto que tarde se le irán abriendo puertas que puedan hacer valer su actitud en los ruedos. Pendiente está de confirmar su debut en nuestra localidad para el próximo año que entra.

Con el apoyo de su familia, de sus maestros y sus amigos entre los que destaca a Manuel Rodríguez Sánchez, este joven valverdeño intenta formarse para poder llegar lo más lejos en este mundo tan complicado y de gran competencia. Su cuarto, rincón donde guarda todos sus recuerdos taurinos, fotografías, carteles, figuritas, autógrafos, etc. refleja el sentimiento y el amor que dedica a su pasión de la que espera aprender y perfeccionarse para llegar a ser conocido en el mundo del toreo.

Por ahora, su principal objetivo es seguir en la escuela para aprender lo máximo posible, entrenar duro para adquirir una buena preparación física, e intentar que sus maestros saquen lo mejor de él. Agradece a todos sus compañeros de escuela y maestros el esfuerzo que día a día realizan y a su familia, por el continuo apoyo y cariño que recibe.