Santiago Soto junto a muchas de sus piezas coleccionadas/Fernando Negrete

Santiago Soto junto a muchas de sus piezas coleccionadas / Fernando Negrete

Gente Cercana

La colección de antigüedades de Santiago Soto

Desde hace 45 años, comparte su residencia entre Badajoz y Valverde de Leganés

Fernando Negrete Sosa
FERNANDO NEGRETE SOSA

Santiago Soto Cabrero es un santanderino afincado en Extremadura desde hace 50 años y con residencia compartida entre Badajoz y Valverde de Leganés. En su chalet de nuestra localidad, tiene un verdadero museo con incontables objetos que ha ido coleccionando desde su juventud y gracias a su trabajo como agente de seguros mantiene una buena relación comercial y de amistad con sus numerosos clientes de nuestra localidad.

Santiago nació en 1943 en San Román de la Llanilla (Santander) donde pasó su infancia y juventud, nos destaca que desciende de una familia muy longeva; su padre fue militar de la marina y falleció a los 98 años, su madre a los 103, y varios ascendientes más superaron el siglo de vida. Él es el más pequeño de cuatro hermanos.

En 1976 compró un terreno en Valverde de 2.700 metros cuadrados

Cumplió el servicio militar en Araca (Alava) y Santander, tras lo cual entró a trabajar en una empresa de desguace de barcos y poco después en la empresa AGOSA como administrativo, siendo trasladado a Huelva para la construcción de la plaza de toros. Cuando le comunicaron un nuevo traslado a Mallorca, no lo aceptó y entró a trabajar en la compañía de seguros Zúrich en Badajoz, primeramente, y como delegado de Nacional Hispánica después. Como agente de seguros por su cuenta comenzó en 1972 y así ha permanecido hasta su jubilación por enfermedad en 2002.

Se casó en 1971 con Amelia Teodoro, sevillana de nacimiento que desde pequeña vivió en Badajoz y trabajó junto a él como agente de seguros. Tienen tres hijos, Ismael que es abogado y corredor de seguros en Badajoz, Elena que tiene una correduría de seguros en Villanueva de la Serena, y Gema que es ingeniera y trabaja en Barcelona.

Durante todos los años que Santiago Soto trabajó en el mundo de los seguros, fue un agente muy conocido en Badajoz y numerosas localidades extremeñas, y, por tanto, también en Valverde donde tuvo muy buena cartera de clientes entre los numerosos transportistas y también con particulares, cuestión ésta que se vio incrementada cuando en 1976 compró un terreno de casi 2.700 metros cuadrados junto a la carretera variante frente al campo de fútbol; allí edificó un chalet, piscina, varias dependencias, huerto, etc., donde pasa muchos días dedicado a su principal hobby preferido que es la colección de objetos, aparatos y herramientas antiguos.

Nos cuenta Santiago que cuando dejó Santander, ya le acompañaban las primeras piezas de su colección, procedentes de su trabajo en el desguace de barcos y regalos de su padre relacionados con la marina. Ya instalado en nuestra tierra, iba aumentando su muestrario con nuevas piezas que adquiría en sus visitas a mercadillos y chatarrería de numerosas localidades, Campo Mayor, Villanueva, Montijo, Alburquerque, etc., y también recibiendo regalos de amigos y conocidos. Con la ayuda de su mujer ha ido organizando y manteniendo la muestra que ahora muestra orgulloso.

Tiene máquinas de coser, planchas de carbón, menaje, armas, teléfonos, etc.

Tiene dos habitaciones en las que ya no caben más cosas; allí te puedes encontrar objetos, herramientas o aparatos de toda índole, máquinas de coser, planchas de carbón o de las primeras eléctricas, menaje de cocina de siglos pasados, armas, adornos, herramientas de distintos oficios, contadores de la luz, teléfonos y emisoras militares, aparatos de radio, etc.

También hay que destacar la gran memoria que tiene Santiago, se acuerda perfectamente del origen de las piezas de su colección, quiénes y cuándo se lo regalaron, o dónde lo compró y cuánto le costó, en la mayoría de casos en pesetas, así como el funcionamiento o utilidad de los aparatos.

Colección de antigüedades de Santiago Soto