Las peticiones de ayudas para incorporarse al campo crecen un 47% en un año

Aurora Santana, con algunas de sus vacas en Jerez. :: hoy/
Aurora Santana, con algunas de sus vacas en Jerez. :: hoy

El aumento de los incentivos hace que las solicitudes presentadas por los agricultores jóvenes hayan pasado de 1.000 a 1.469

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La jerezana Aurora Santana, de 38 años, estaba en paro el año pasado. Hoy es una ganadera profesional. Vive del campo. Una de las personas que, con el cambio de normativa que favorece nuevos incentivos, se ha incorporado a la actividad agraria en Extremadura. En un año el número de solicitudes registradas ante la Junta para trabajar en el campo se ha incrementado en un 46,9%. Se trata de un cambio de dinámica que abre una puerta a la tan cacareada necesidad de relevo generacional en el sector agrario extremeño.

Más información

«Las peticiones de incorporaciones de jóvenes agricultores están subiendo de forma apreciable y esa es una buena noticia para el sector», resume Ignacio Huertas, secretario general de la organización agraria UPA-UCE. La estadística indica que en 2017 el número de solicitudes rondó las 1.000 en Extremadura. El año pasado alcanzaron casi las 1.500 peticiones (1.469 exactamente).

«Como el trabajo escasea y a mí me gusta mucho la ganadería (mi padre tenía vacas; mi suegro, también), decidí dar el paso. Mi marido trabaja en la siderurgia pero yo no tenía nada y pensando en nuestros hijos vi, vimos mejor dicho, la oportunidad de tener una explotación de vacuno de carne, relata Santana, que lleva una explotación de 40 reses. «Me asesoré y decidí dar el salto a la ganadería de una forma profesional», concluye la jerezana.

La ayuda básica es de 15.000 euros y hay un tope de 70.000, muy difícil de percibir por los requisitos

Para facilitar su incorporación a la actividad agraria «me informé bien y pregunté porque si te metes en una historia como esta no puede ser a ciegas».

Esta ganadera de Jerez de los Caballeros tiene derecho a recibir un máximo de 40.000 euros por ser ganadera profesional.

«La ayuda en sí no está mal. Es buena. Pero reclamaría a la Administración agilidad en el pago. El 60% de la ayuda te la abonan una vez que viene la inspección y comprueban que el negocio está en marcha. Yo pedí la incorporación en junio pero no han empezado a pagarme la ayuda hasta abril. Y te aseguro que en este tiempo tenemos que asumir unos gastos imprescindibles como el de la alimentación animal. Solo pediría agilidad en este asunto», apunta Aurora Santana.

Extensa normativa

«Conozco esto. Mi padre fue pastor y estaba trabajando con otro hombre en una explotación. Ahora he dado el paso a la incorporación porque creo que es lo más conveniente en estos momentos», cuenta Francisco Benítez, ganadero de Valverde de Mérida.

«La ayuda no está mal, pero reclamaría más agilidad en el pago», afirma Aurora Santana

De 40 años, el valverdeño se ha sumado a la actividad profesional ganadera con 345 ovejas. «Las ayudas sirven, no digo que no, pero influye más el tener la perspectiva de ganarte la vida con esto y conocer el asunto», remata.La extensa normativa sobre incentivos para la incorporación de jóvenes agricultores (los menores de 40 años) se resume en que en la actual PAC se incluye una ayuda complementaria a aquellos que cumplan una serie de requisitos, adicional a la que perciban procedente de la llamada reserva nacional de derechos de pago básico. Se recibe durante cinco años y supone aproximadamente el 50% de la cuantía que suponen esos derechos.

Tope de 70.000 euros

La ayuda básica es por tanto de 15.000 euros y hay un tope de 70.000 euros con cargo a fondos de Desarrollo Rural que, en realidad, es muy difícil de cumplir. «Lo normal es que la ayuda a cobrar esté por el entorno de los 35.000 euros», apunta Huertas.

Aparte, pueden recibir otras por realizar inversiones en sus explotaciones agrícolas. «Hay que recordarlo porque una cosa son las ayudas propiamente de incorporación de jóvenes al campo y otra las que existen de forma general y a las que también se tiene derecho por la actividad agraria. Por eso es imprescindible tener una buena información antes de registrar una solicitud», sentencia el líder de UPA-UCE.

En febrero, la Junta publicó la orden de la convocatoria de ayudas por la creación de empresas para jóvenes agricultores en Extremadura.

Persiguen la mejora de la viabilidad de las explotaciones y la competitividad de todos los tipos de agricultura «y promover las tecnologías agrícolas innovadoras, haciendo especial hincapié en facilitar el acceso al sector agrícola a jóvenes agricultores y agricultoras adecuadamente capacitados para esta tarea».